martes, 23 de abril de 2013

Heladería Chocolate y Limón

Jueves de feria, calor, mucho calor. Desciendo Mateos Gago mientras se me presenta La Giralda al fondo diciendo, "aquí estoy yo". Al llegar al clásico bar Las Columnas, hay una calle escondida a su izquierda donde se encuentra esta heladería sacada de las ilusiones y el buen gusto de una emprendedora que ha sabido elegir el lugar adecuado y el momento adecuado. Ella ya se había fijado en el local antes. Había una librería de toda la vida  por lo que sabía que ese era el sitio. Elegiste bien, desde luego que sí.



La heladería Chocolate y Limón la conocí por twitter gracias a un cúmulo de casualidades. Investigué y tenía claro que mi próxima visita tenía que ser ahí. Su cartel luminoso en el que pone "ice cream" cuya tipografía es tan delicada como todo lo que hay dentro me encanta, un cartel que te invita a degustar no sólo helados como bien dice, hay muchísimo más de lo que imaginaba.


Lleva abierta un año y ya es conocida por turistas, fotógrafos, bloggers y por supuesto los propios vecinos del barrio. El transcurrir del tiempo, clientes y descubrimientos de la dueña han hecho que oferte unos productos singulares y representantes de la ciudad del azahar. Precisamente es la naranja amarga de Sevilla la que comparte el protagonismo con los helados, pues puedes encontrar tortas, champagne, mermelada, miel o vino, todo hecho a base de naranja y made in Spain. En concreto, la miel y la mermelada están elaboradas por las monjas de un convento de Sevilla.



Que ilusión me hizo hacer las fotos, probar tantos sabores y sobretodo conocer la historia de Chocolate y Limón. Recomiendo que probéis el helado de fresas con philadelphia y el sorbete de mandarina. Como vivo cerca me vais a ver más de una vez por ahí, quien me conoce sabe que me encantan los helados.



¿Te ha gustado este post? ¿Has ido a Chocolate y Limón
Comenta y cuéntame tu experiencia.


Sígueme en twitter
Sígueme en facebook